El aprendizaje de la Geografía en la escuela primaria


Por Gpe. Isabel Torres Montalván*

* Docente de educación primaria y media superior, Maestra en Educación por el Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México (ISCEEM) e integrante del Colectivo Cultural Palabra SC

(Publicado en Palabra, el maestro en el hacer de la historia No. 51)

Históricamente la educación ha sido considerada como el camino más adecuado para el progreso de la sociedad. En la actualidad, las nuevas necesidades de formación de los niños y jóvenes para convivir en una sociedad pluralista, democrática y en constante cambio, aseguran la presencia de una dimensión humana y social en un mundo tecnificado. Manejar de forma crítica una gran cantidad de información obliga a plantear una nueva enseñanza de la Geografía, más global, interdisciplinar e integradora. Se trata de aprovechar el análisis de la realidad social, el aprendizaje de los conceptos científicos que explican la actuación de los sujetos en las sociedades, su relación con el medio natural y las implicaciones de sus acciones.

De la transmisión de conocimientos, a la construcción del conocimiento geográfico

Típicamente, la Geografía ha tenido a su cargo, la explicación del medio natural y político, en su enseñanza cobraba gran importancia la recepción de los conocimientos científicos. Esta práctica escolar llamada “tradicional”, que aún persiste, se basa en la memorización de los conocimientos transmitidos por el profesor, quien tiene como referente único los contenidos de esta u otras disciplinas, como si se tratase de un resumen del conocimiento académico. Este modelo ha potenciado una enseñanza dogmática del conocimiento social, que incluye saberes acabados y cerrados que el profesor dicta mediante la “lección magistral”. Los recursos didáctic os que se suelen utilizar son la intervención del profesor o profesora como quien detenta el conocimiento, los apuntes y el libro te texto.

Sin embargo a partir de la década de los años ochenta, sucedieron cambios importantes para su enseñanza. A la luz de las teorías del aprendizaje, las nuevas investigaciones combinaban la naturaleza conceptual y metodológica de las ciencias sociales con el proceso de aprendizaje constructivo. El constructivismo recogía las aportaciones de la Psicología Cognitiva e introducía una nueva visión del proceso de aprendizaje.

En el marco de las teorías constructivistas, David Paul Ausubel denominaba “aprendizaje verbal significativo” al que se produce cuando se relacionan los nuevos conocimientos que se van a aprender, con conocimientos ya existentes en la estructura cognitiva de los estudiantes, los cuales pueden ser el resultado de experiencias educativas anteriores, escolares y extra escolares o, también, de aprendizajes espontáneos. Ausubel afirmó categóricamente:
“De todos los factores que influyen en el aprendizaje, el más importante consiste en lo que el alumno ya sabe. Averígüese esto y enséñese en consecuencia”.

Las teorías constructivistas han generado un elevado número de investigaciones educativas que han supuesto un gran avance en la enseñanza de las Ciencias Sociales, al integrar la estructura conceptual lógica de las disciplinas en la estructura psicológica de los estudiantes. En este sentido, interesa destacar algunos criterios del constructivismo que son fundamentales para que el proceso de aprendizaje de la Geografía sea significativo.

Criterios del constructivismo fundamentales para el proceso de aprendizaje de la Geografía:
1.- Hay que tener en cuenta las ideas previas del alumnado, ligadas a sus vivencias personales y sociales, con el fin de promover en el estudiante un cambio conceptual para comprender la ciencia geográfica como un conjunto de conocimientos en permanente revisión.
2.- Seleccionar los contenidos científicos de la ciencia geográfica, de forma que sean potencialmente significativos, por lo que interesa organizarlos en torno a una red conceptual.
3.- Considerar al estudiante como verdadero artífice de su aprendizaje, ya que de él depende la construcción del conocimiento; debe desarrollar una gran actividad intelectual, tener una actitud favorable para aprender y estar motivado para relacionar lo que aprende con lo que ya sabe.
4.- Procurar que los conocimientos científicos sean funcionales y puedan utilizarse fuera del contexto escolar.
5.- Fomentar la necesidad de utilizar la memoria lógica y comprensiva.

Desde esta perspectiva, la función del profesorado y de los estudiantes es complementaria, dado que el primero dispone los contenidos que el segundo deberá reelaborar, por medio de diversas actividades en las que se pueden combinar estrategias metodológicas de exposición o recepción, de descubrimiento y de indagación. La evaluación se centra en el desarrollo de capacidades intelectuales y en la construcción del conocimiento.
Las secuencias didácticas en la enseñanza de la Geografía.

El uso de conceptos geográficos como; paisaje, espacio, diversidad, región, medio, temporalidad, etc., suelen ser utilizados de forma poco precisa, e, incluso, errónea, debido a que no se han comprendido de manera clara y coherente. Esto hace necesario que las actividades didácticas de la Geografía, formen parte de un proceso de enseñanza-aprendizaje impulsado por la intervención pedagógica del profesor, mediante el cual el alumno construya y asimile nuevos conocimientos y significados, modificando y reordenando sus conocimientos previos sobre el funcionamiento de las sociedades humanas.

En este proceso de renovación, en el que se pretende que los alumnos comprendan la transformación y organización del lugar donde viven, mediante el análisis de los procesos geográficos que en el se suscitan, la enseñanza de la Geografía se estructura en torno a una secuencia de unidades didácticas, planificadas en el marco de una programación general que organiza de forma coherente todo el proceso. Antes de comenzar una secuencia didáctica, es conveniente realizar algunas actividades de motivación para despertar el interés de los estudiantes y detectar los conocimientos previos sobre el tema de estudio.

Las secuencias se basan en contenidos disciplinares, diferenciados en hechos y conceptos, procedimientos y actitudes, junto a una serie de actividades de aprendizaje que llevan al desarrollo de competencias. Mediante el uso de determinados métodos y recursos didácticos; la organización del aprendizaje puede dar respuesta a las preguntas que todo docente se plantea antes de organizar cualquier secuencia didáctica: qué, cómo, cuándo y para qué enseñar.

Estrategias didácticas de la Geografía

Las técnicas y métodos didácticos deben elegirse en función de lo que se desea enseñar, de las necesidades del alumno y de otras circunstancias específicas. Mediante determinadas técnicas parece que se consiguen mejores resultados en determinadas situaciones. Con las estrategias basadas en la exposición-recepción, el alumnado recibe, oralmente o mediante textos escritos, un conocimiento elaborado que debe asimilar. A pesar de su desvalorización por gran parte del actual profesorado, debido al abuso que se ha hecho de ella en la enseñanza tradicional, esta estrategia puede promover un aprendizaje significativo siempre que los nuevos conocimientos se presenten bien estructurados, con claridad, y se tengan en cuenta los conocimientos previos de los estudiantes.

Las estrategias basadas en la indagación o investigación se relacionan con el modelo de aprendizaje constructivo y, en la actualidad, ocupan un lugar cada vez más destacado en la enseñanza. Se caracterizan por enfrentar a los estudiantes a situaciones más o menos problemáticas, en las que el conocimiento no se presenta acabado, sino que se debe reelaborar a través del trabajo con documentos y otros materiales de diferente naturaleza. Las actividades que genera este tipo de estrategia responden al valor formativo de las ciencias sociales en el sentido de:
* formar estudiantes rigurosos, críticos y tolerantes con las ideas ajenas,
* promover su participación en la búsqueda de vías diversas para la interpretación del espacio geográfico y de los hechos y procesos sociales que en él suceden.

Propio de esta estrategia es el planteamiento de cuestiones sin una solución clara o cerrada, en las que el conocimiento de la realidad social se presenta como un problema que puede ser interpretado de diversas maneras, todas igualmente válidas. Ante preguntas como ¿qué significa la desaparición de ecosistemas naturales?, las explicaciones pueden ser diferentes según la interpretación de las fuentes documentales que se manejen. Por otro lado, los proyectos, las investigaciones, el estudio de casos, los modelos o maquetas, entre otros presentan situaciones complejas en el marco de actuaciones de personas o hechos.

Así, por ejemplo, se puede acceder al conocimiento de los distintos pueblos, a través de la vida cotidiana de una familia y de las relaciones sociales que se establecen. Los debates o foros de discusión pueden ser utilizados para argumentar las propias opiniones sobre temas relevantes de la sociedad y enseñan a respetar las opiniones de los demás, dado que los problemas sociales-geográficos son centro de reflexión colectiva y del contraste de opiniones.

Así mismo, los proyectos de investigación ocupan un lugar relevante en las estrategias didácticas. Son estudios o trabajos de carácter global que suponen la delimitación del problema, la formulación de hipótesis, la recolección de datos, la presentación de las conclusiones con la aportación de resultados. Se trata de habituar al alumnado a resolver problemas con relativa autonomía y facilitarle una experiencia sobre el trabajo que realizan los investigadores sociales (geógrafos, historiadores, sociólogos y antropólogos, entre otros). Igualmente, permiten la comprensión de que los asuntos sociales se pueden explicar desde diferentes puntos de vista y desarrollan en el alumno el interés por la investigación.

Actividades de aprendizaje en Geografía

Las actividades de aprendizaje son el eje vertebrador del proceso áulico, deben mantener una coherencia interna en función de la lógica de la disciplina y del proceso de aprendizaje significativo. Muchas son las actividades de aprendizaje que se pueden realizar en la clase de Geografía: el análisis de fuentes, el tratamiento de la información y el planteamiento de problemas, elaboración de modelos, diseño y estructura de mapas, estadísticas, gráficas, reproducciones a escala, discusiones, debates, etc.

En las actividades se deben abordar contenidos, objetivos referidos a conceptos, procedimientos y actitudes, han de ser ariadas y de dificultad graduada, para permitir acceder al conocimiento de lo social-geográfico en un alumno necesariamente, diverso.

Algunas consideraciones pertinentes para alcanzar los objetivos de la asignatura pueden ser:

Elaborar y comentar mapas geográficos.
Asumir los cambios del espacio, respeto a la diversidad espacial.
Suscitar actividades recurrentes en el aula y especialmente útiles para facilitar la comparación de situaciones de cambio y permanencia.
Analizar fuentes diversas de información (escritos, gráficos, iconográficos e informáticos) para contrastar las posibles interpretaciones de un mismo hecho social.
Elaborar juicios críticos y buscar la explicación causal de los acontecimientos sociales del pasado y del presente, para establecer interacciones.
Participar en debates con opiniones personales razonadas le acercará a la vida cotidiana de las diversas sociedades en el presente y en el pasado, a través de los objetos de uso corriente, como monumentos, vestidos, costumbres, usos
sociales.
Para comprender, reflexionar y desarrollar la crítica y la argumentación, es conveniente elaborar e interpretar gráficos y esquemas conceptuales para facilitar la comprensión de ciertos fenómenos complejos de orden político, social o económico, lleva al desarrollo de habilidades de pensamiento.

Materiales y recursos en la enseñanza de las Ciencias Sociales
Los materiales y recursos son inseparables de las actividades de aprendizaje que se realizan en el aula. Los materiales de trabajo han pasado de utilizar el libro de texto como única fuente de información o comentarios de textos más o menos formalizados, a la presencia de todo un conjunto de materiales diversos, organizados en torno a las secuencias didácticas.
Los libros de texto, mantienen un equilibrio entre la información básica, las fuentes documentales y la propuesta
de diversas actividades. En ellos, el profesor puede elegir los contenidos y las actividades más adecuadas a la estrategia de enseñanza elegida y, también, utilizar su parte textual y documental (mapas, cronologías, documentos, datos estadísticos, gráficos, imágenes, mapas o viñetas, fuentes de informática y comunicación) como secuencias de aprendizaje.
Materiales interesantes para la formación de los estudiantes, son:

Atlas históricos y geográficos, Archivo de imágenes seleccionados por épocas (retratos, pinturas, carteles, gráficos,
objetos, materiales, vestidos, alimentos),
Las nuevas tecnologías audiovisuales e
informáticas, las tecnologías de la comunicación y los recursos de Enciclomedia.

Por otra parte, la creación de bancos de datos que permiten el acceso a multitud de documentos y la aparición de discos compactos interactivos con imágenes fijas o animadas, glosarios e índices, son una muestra del resurgir de este tipo de materiales, aunque su uso generalizado todavía está alejado de las aulas de muchos de los estudiantes por las dificultades técnicas que presentan.

Disposición del espacio en el aula de Geografía

La organización del espacio de trabajo en el aula de Geografía, es un elemento que facilita el aprendizaje significativo cuando está en consonancia con los métodos, las actividades de aprendizaje y los materiales didácticos.

Por esta razón, es aconsejable una disposición flexible del mobiliario escolar que permita usar con facilidad los medios audiovisuales y el material de apoyo diverso, así como organizar diferentes agrupaciones del alumno en función de las diferentes actividades de aprendizaje que se pueden realizan en la clase de Geografía. Por ejemplo, cuando se busca información o se reflexiona sobre un tema, el trabajo es individual y las mesas deben estar separadas; por el contrario, cuando se trata de un intercambio de opiniones, el trabajo debe realizarse en pequeño grupo y las mesas deben estar agrupadas. Si se presentan temas
orales, se exponen conclusiones de los trabajos de investigación o proyectos, se organizan debates y dramatizaciones, el trabajo se desarrolla en gran grupo y las mesas deben disponerse en semicírculo.

Bibliografía
* Cool, C. (1991) “Aprendizaje Significativo y Ayuda Pedagógica”, en Psicología y Currículum, España, Paidós.
* Rojas, G. (2002) Paradigmas en psicología de la Educación, México, Paidós Educador.
* SEP, Educación Básica, Programas de Estudio 2009,
México.

Distribuir

Distribuir contenido

En línea

En este momento hay 0 usuarios y 12 invitados en línea.