Haciendo composta en casa o la escuela


Por María Eugenia Aguinaga Alamilla *

* Supervisora escolar de educación media superior en Chalco, Estado de México y socio fundador del Colectivo Cultural Palabra S. C.

Una alternativa para enfrentar la creciente producción de basura puede ser la composta. Ésta, resulta del proceso de descomposición de la materia orgánica hasta convertirse en humus; Toda materia vegetal o animal se descompone (comida, frutas y verduras, desperdicios de carne, pollo y pescado, huesos, cascarones de huevo, mimbre, paja, pedazos chicos de madera, escobetas, estropajos, lápices sin goma, ceniza, poda de jardín, plumas de aves, tapones de corcho, etc.) y puede dar origen al abono orgánico, que se ve y siente como fertilizante de jardín y puede aportar los nutrientes necesarios a las plantas y hortalizas y producir más alimento. Los organismos que participan en la descomposición de la materia orgánica son las bacterias, hongos, gusanos e insectos. Además de ellos, para la descomposición de organismos se necesita de cuatro elementos: nitrógeno, carbón, humedad y oxígeno. La composta procura un ambiente ideal para que los desintegradores realicen su función.

Es tan fácil de generar, que podemos hacer composta en el jardín, en el patio, en el balcón, en la azotea de nuestra casa o en algún lugar de la escuela.

Podemos sugerir:

1.- Utilizar un huacal sin fondo y/o bote, al que llamaremos “compostero”.

2.- Hay que tener cuidado de que el huacal, bote o recipiente que hayas seleccionado para el composteo, tenga contacto directo con la tierra, favoreciendo que el desperdicio esté en contacto con los seres vivos que habitan en ella; también puede hacerse en un espacio como el patio o la azotea.

3.- La primer capa que se coloca debe contener varas y ramas secas de jardín o simplemente tierra, a unos 10 o 15 cm. de altura.

4.- Se coloca después desperdicio de cocina (la cantidad aproximada a una cubeta) y se reparte uniformemente con una pala. Los desperdicios deben estar preferentemente picados, porque mientras más pequeñas sean las partículas, tendrán mayor superficie de contacto con la humedad del aire y con las bacterias del suelo, y la descomposición del desperdicio será más rápida.

5.- Esta primer capa se cubre muy bien con hojas secas, pasto seco, o solamente con tierra, cuidando que los desperdicios queden completamente cubiertos para evitar la aparición de moscas (hay que poner mucha atención y forrar los costados del compostero con el mismo material).

6.- Se rocía después con agua y se procura que la composta se mantenga “ligeramente” húmeda. La lluvia también provee de humedad pero a veces ésta puede ser excesiva. Se debe asegurar de no saturarle de agua. En ausencia de una buena fuente rica en nitrógeno, añade una taza de fertilizante de césped. Al mezclar frecuentemente la pila, se le provee de oxígeno y favorece la descomposición.

7.- Se tapa el compostero y se deja reposar hasta tener una buena cantidad de desperdicio (considera una semana) y cubre otra vez con hojas secas o tierra. Sobre ésta podrá colocarse una nueva capa.

A los dos meses, obtendrás un oscuro material con olor a tierra húmeda -abono orgánico o tierra negra de excelente calidad-, ideal para todo tipo de suelos y proveedor de los nutrientes esenciales para las plantas. Puedes usarlo como abono en plantas o jardín, en los parques y camellones de tu comunidad, en tu huerto familiar o escolar.

El Servicio de Conservación de Recursos Naturales y la Asociación Nacional de Distritos de Conservación Consejo de Hábitat de Vida Silvestre (USDA) sugiere ese procedimiento para construir composta biológica:

“Composta biológica
Este proceso de composta utiliza gusanos, necesita muy poco espacio y puede llevarse a cabo todo el año en el sótano o en el garaje. Esta es una forma excelente de disponer de desperdicios de la cocina.
Pasos a seguir:
1. Necesita un envase plástico de 1 ó 2 pies x 3.5 pies. Este tamaño es suficientemente grande para
procesar los desperdicios de la cocina generados por una familia de 6 personas.
2. Perfore de 8 a 10 hoyos aproximadamente ¼ pulgadas en diámetro en el fondo del envase.
3. Ponga una capa fina de tela de nylon en el fondo del envase para evitar que los gusanos se escapen.
4. Añada una bandeja debajo del recipiente para recoger el drenaje.
5. Triture papel periódico, humedézcalo y deposítelo a un lado del fondo del envase.
6. Añada gusanos a su envase. Para hacer la mejor composta se recomieda el uso de gusanos rojos, pero otras especies pueden ser utilizadas. Estos gusanos los encuentran en su jardín, debajo de un montículo de composta o los puede ordenar por catálogo.
7. Provea a los gusanos con desperdicios de la cocina, tales como la cáscara de vegetales. No debe utilizar ni añadir grasas o productos de carne. Limite el material que utiliza para alimentar a los gusanos; demasiada comida causa que el material se pudra.
8. Mantenga el envase en un área oscura lejos de temperaturas extremas.
9. En aproximadamente unos 3 meses los gusanos deben haber cambiado el material en el envase a composta.
10. Abra el envase donde haya una luz brillante. Mueva el material de composta al otro lado del envase y en el lado vació añadele material nuevo. Los gusanos huyéndole a la luz migrarán a la nueva fuente de alimento.
11. Saque la composta terminada, añadele a sus plantas o guárdela para usar en otra ocasión.”

Distribuir

Distribuir contenido

En línea

En este momento hay 0 usuarios y 0 invitados en línea.