Escuchar al suelo


Por Adela Romo Medina *

* Socia fundadora del Colectivo Cultural Palabra

Los suelos arenosos se secan muy pronto y hay que regar bastante. No almacenan el agua como los arcillosos. La consecuencia práctica es que hay que regar con poca cantidad pero con más frecuencia el suelo. El riego por goteo en suelo arenoso es ideal.

En un suelo arenoso es más difícil para una planta aguantar la sequía que en uno arcilloso. Pero eso depende de la especie. Fíjate por ejemplo, los árboles, las palmeras y todo tipo de plantas que crecen en desiertos arenosos o en la misma playa, donde hay hierbas y arbustos adaptados a vivir en esos suelos de arena casi estériles.

¿Cómo saber si un suelo es poco o muy arenoso? Muchos de los agricultores saben distinguir al suelo con solo verlo, pero también muchos de ellos nos enseñan que podemos escuchar al suelo y este nos “hablará”, veamos en la siguiente práctica cómo lo hacen.

Materiales que necesitaras para la práctica:

Muestras de suelo seco (puede ser algunos puñados de tierra amarilla, café y negra, como las más representativas).

Pasos a seguir

1. Toma con tus dedos una pizca de alguna muestra de suelo, frótala con los mismos dedos cerca de tu oído y escucha el sonido que se produce.
2. Repite la acción anterior con las otras muestras de suelo.
3. Compara el sonido entre las distintas muestras y ten en cuenta que, en lo general mientras más áspero sea el sonido mayor cantidad de arena contiene el suelo.
Hay que tener en cuenta que el mejor suelo no es el que tiene poca cantidad de arena o el que tiene más, sino que ello depende del uso que le demos al suelo, pues para la agricultura de determinados productos, como las cactáceas o como los mencionados arriba, se necesita un suelo arenoso, pero para otros no; y si es suelo se ocupara para construcción es mejor un suelo más arenoso y rocoso que uno rico en humus.

Distribuir

Distribuir contenido

En línea

En este momento hay 0 usuarios y 10 invitados en línea.