Editorial 35: Aprendizaje acelerado


Apoyados en los estudios de las llamadas Neurociencias, durante los últimos años, se han gestado una serie de posturas que recuperan aquellos saberes, para incorporarlos al ámbito educativo desde la premisa de «Cómo aprende el sujeto».

El reconocimiento de las áreas del cerebro y su especialización al integrar los estímulos del medio a procesos neuronales ha sido su gran logro. Genéricamente se han agrupado en el llamado «Aprendizaje acelerado», «Súper aprendizaje» o «Alianza Global para el Aprendizaje»

La difusión de tales hallazgos ha tenido, sin embargo, una gama de vicisitudes. Al amparo de los referidos discursos, han proliferado propuestas que en muchos de los casos se ofrecen como la gran panacea educativa. Frente a las legítimas necesidades educativas de alumnos y maestros, se han ofertado discursos que ofrecen milagrosos beneficios y, con una visión frecuentemente empresarial, son difundidos entre los docentes.

¿Cuáles son las fundamentaciones de tales posturas? ¿Hasta dónde explican suficientemente los procesos de aprendizaje? ¿Cuáles las experiencias educacionales que se han gestado? ¿Cuáles los límites y posibilidades que ofrecen?

El presente número de «Palabra, El maestro en el Hacer de la Historia» ofrece una versión de estas posturas, ponderando sus fundamentos, pero tomando distancia de las recetas mágicas que suelen ofrecerse.

Distribuir

Distribuir contenido

En línea

En este momento hay 0 usuarios y 10 invitados en línea.