Aprendizaje acelerado: un método para facilitar el aprendizaje


Por Lizbeth Sánchez González y Rafael Andrade Esparza *

* Mtra. Lízbeth Sánchez González (Docente Investigadora del Instituto Superior del Estado de México División Académica Chalco) y Profr. Rafael Andrade Esparza (Investigador Educativo de la Escuela Normal de Chalco).

El Aprendizaje Acelerado consiste en aprender a aprender, en saber cómo funciona el proceso de aprendizaje de cada persona y en darle las herramientas adecuadas para que las pueda utilizar de forma natural, combinando ritmos, frecuencias, tonos y el lenguaje corporal que permite al cerebro hacer una síntesis entre los dos hemisferios. El aprendizaje está basado en representaciones, juegos y en el uso de determinadas melodías musicales, perfectamente seleccionadas de entre los autores del barrroco.

 

Actualmente, el  Aprendizaje Acelerado se ha visto enriquecido por aportaciones de la Programación Neurolingüística 1 , los Mapas Mentales y el  método MMOST que por sus siglas significa en Inglés “Mind Mapping Organic Study Technique” o en  Español, “Técnica orgánica de estudio basada en Mapas Mentales” creada por Tony Buzan, así como técnicas de lectura rápida, entre ellas la Fotolectura creada por Paul Scheele y la Gimnasia para la Mente de los doctores Dennison, entre otras.

El punto de partida del Aprendizaje Acelerado en la educación, se inscribe en una transformación de las estructuras educativas donde el proceso y el contexto son igual de importantes que el contenido. El aprendizaje se convierte en una maravillosa y enriquecedora experiencia, tanto para los implicados en el proceso como para toda la comunidad.  Para el Aprendizaje Acelerado somos una unidad, no hay separación entre cuerpo y mente. El cerebro es un órgano rector de nuestro ser, tenemos muchas posibilidades de desempeño intelectual, y podemos lograr maravillas cuando aprendemos a utilizar el cerebro, y a conocer, tanto el modo de uso, como su funcionamiento.  En la actualidad los científicos han encontrado la relación entre producción de ondas alfa en el cerebro y el Aprendizaje Acelerado o Súper aprendizaje. Las ondas alfa se producen cuando estamos tranquilos, relajados y plácidos. Los niños las están produciendo constantemente, a ello se debe la gran capacidad de aprendizaje que poseen. El estrés nos hace perder esa capacidad de producir ondas alfa, sin embargo, un adulto se puede entrenar para estar tranquilo, sereno y relajado, preparado para aprender con placer. Para el Aprendizaje Acelerado es necesario poner en marcha el músculo  mental y aprovechar el billón de neuronas que aproximadamente poseemos los seres humanos.

Considerando todos estos elementos la pregunta básica del Aprendizaje Acelerado es: ¿Cómo llegar a crear una situación de aprendizaje en la que, desterrando el estrés, la tensión y la angustia, se lleve al estudiante (joven o adulto) a utilizar plenamente su energía mental? ¿Cuántas veces diseñamos actividades pensando en facilitar el aprendizaje de nuestros alumnos? ¿Cuántas veces pensamos en cómo van a aprender cada uno de ellos  y no sólo en qué vamos a enseñarles? ¿Cómo imaginar una clase donde los alumnos aprenden de 20, 30 o  más formas distintas? ¿Cuántas veces nos hemos preguntado qué quiero que mis alumnos aprendan significativamente hoy? ¿Cuántas veces nos hemos preocupado porque nuestros alumnos sean felices al aprender y se apropien de forma definitiva del conocimiento?

Animar, inducir, motivar y facilitar el aprendizaje con los dos hemisferios cerebrales es la mejor vía, el Aprendizaje Acelerado  es una alternativa que lo posibilita.

Hemos encontrado a lo largo de nuestras investigaciones, que el Aprendizaje Acelerado no sólo puede tener su sentido de ser en bases neurofisiológicas. Las teorías de la inteligencia trabajadas desde la psicología son también referentes que amplían sus principios. Por supuesto que nos referimos a las teorías que rebasaron los principios psicometristas donde se planteaba una inteligencia limitada de los sujetos y la valoración a través de los tests era la única fuente para determinar dichos límites; dichas teorías son las que se refieren a la modificabilidad cognitiva, donde los sujetos son susceptibles a potenciar sus habilidades y capacidades, por tanto el desarrollo de la inteligencia está en relación directa con la función del guía o facilitador.

Considerando que los seres humanos tienen una infinidad de manifestaciones, sensaciones y percepciones, la inteligencia no tiene límites. Es infinita. Esto es totalmente coherente con el hecho de tener un billón de neuronas, y con el hecho de que si no se desarrollan los dos hemisferios cerebrales a la par, la inteligencia puede verse cercada a funciones exclusivas del hemisferio izquierdo.

De todos los teóricos de la inteligencia que apuntan hacia la modificabilidad cognitiva como Thurstone, Güilford, Piaget, Bruner, Lipman, Strenberg, entre otros, es Howard Gardner quien logra de forma más concreta integrar los aportes de estos teóricos y construir una teoría más clara en relación a la inteligencia.

De hecho la teoría de H. Gardner  es un referente bastante difundido que habla de las inteligencias múltiples las cuales identifica como ocho básicas, después Daniel Goleman incorpora la Inteligencia Emocional y recientemente habla de la Inteligencia Espiritual. Hemos incorporado en el siguiente cuadro  estas inteligencias relacionándolas con los hemisferios cerebrales con la finalidad de mostrar la importancia de facilitar el desarrollo de todas ellas para lograr que el ser humano logre un equilibrio más completo.

Conjugando los principios del Aprendizaje Acelerado y las teorías de la modificabilidad cognitiva de la inteligencia podemos estructurar una misma conclusión de ambas:  enseñar holísticamente es aprender a aprender  de nosotros mismos como docentes, de nuestros sentimientos y emociones, y también de nuestras acciones, pero también es ser consciente de que nuestros sentimientos y emociones no son las de nuestros alumnos. Además de esto, aprender a aprender es trabajar con todo nuestro ser: con el intelecto, el espíritu y el cuerpo. Es entonces, combinar los dos hemisferios y trabajar con el cerebro reptilíneo, el límbico y el neocórtex. Por eso, cuando el aprendizaje no se da, el profesor ha de mirar esta situación como quien se mira a un espejo y ve dentro de él qué ha podido impedirlo y qué ha permitido que un alumno se frustre, se tense por un momento o para toda la vida por una situación que seguramente no tuvo que ver con su estructura mental o su inteligencia.

Nuestra actitud en el aula es tan importante que puede determinar en muchos casos el éxito o fracaso de nuestros alumnos. Es necesario que el ambiente del aula sea relajado, libre de amenazas y que el lenguaje que se utilice sea positivo, tanto verbal como no verbal. La ciencia nos dice que el hecho de usar un lenguaje positivo determina la motivación, la autoestima y la confianza de nuestros alumnos en lo que están aprendiendo, en ellos mismos y en nosotros los profesores.

Recientemente observamos una docente practicante que se dirigía a los alumnos de segundo grado de primara, con un lenguaje soez y despectivo, tanto oral como corporalmente. Arrancaba hojas de los cuadernos de aquellos alumnos que tenían “mal el ejercicio” indicándoles que lo repitieran. No permitía que los alumnos más adelantados le ayudaran a otros. Atizaba a diestra y siniestra taches en los cuadernos como para  incorporar una imagen de docente con poder en el aula, cuestión que de antemano los alumnos no lograban interiorizar, ya que para ellos era la “docente practicante”. Sin embargo, lo que sí logró incorporar en ellos fue la carga de frustración que les dejaba sus palabras, los taches y el maltrato. Lo mostraban en sus caritas, en su respiración agitada, en su semblante pálido, en su respuesta desconcertada ante el “está mal” y la pregunta de ¿en qué estará mal? y ¿por qué estará mal?

Parece increíble que a muy pocos les interese el observar esta serie de manifestaciones que tienen esos niños “seres humanos”. Nos cuestionábamos si esta alumna practicante era capaz de obviar dichas manifestaciones aún sin ser titular, ¿Qué sucedería cuando tuviera un grupo a su cargo? ¿Cuántos docentes titulares existirán con estas actitudes?  Arriba subrayamos la palabra conscientes, actualmente para enseñar hace falta lo más básico: la consciencia de las repercusiones de nuestro actuar.

Muchos docentes con el afán de corresponder a  los tiempos para enseñar, fomentan en los alumnos el uso afanoso del hemisferio izquierdo donde todo debe ser sistemático, lógico y perfecto. ¡Es una pena! No se dan cuenta de que usando el hemisferio derecho de nuestros alumnos se puede aprender mil veces mejor. Por supuesto que lograr el equilibrio de hemisferios es un éxito.

Hace unos años se puso de moda ir por los institutos y colegios haciendo esos tests de los que hablábamos relacionados con visiones psicomentristas de la inteligencia, muchos de nosotros los podemos recordar. Aquellos tests, que eran administrados por unos señores bien portados, y que posteriormente entregaban los resultados a los padres de los alumnos informándoles de lo muy o poco inteligente que eran sus hijos. ¿Cuántos genios habrán abandonado sus estudios por el trauma que ello les pudo haber causado o inducidos por sus padres, con el convencimiento de que sus hijos eran unos tontos? 

Afortunadamente esto ha pasado a la historia. Aquel  concepto de inteligencia tan estrecho, ha sido rebasado ya en gran medida en la teoría como hemos dicho, aunque en la práctica muchos docentes se dejan llevar por esa tradición de las primeras concepciones, las cuales hubieran juzgado a Albert Einstein bajo el total fracaso, o a Luis Pasteur, Walt Disney, Churchill, etc.
La introducción en el aula de elementos visuales: póster, carteles olores, visualizaciones, fantasías guiadas, mapas mentales, colores, dibujos, reglas mnemotécnicas, juegos de mímica, dramatizaciones, gorros, disfraces, marionetas, juegos donde estén involucradas nuestras emociones, ejercicios de gimnasia cerebral, facilitan de una forma impensable el aprendizaje de los contenidos objeto de estudio. La música, también, es otra herramienta que facilita el aprendizaje. Con la música nuestro cerebro está más receptivo. Es un fascinante vehículo para facilitar la relajación y un medio para activar estados de ánimo.

Si siempre haces lo  que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre has obtenido.
Quienes buscan nuevos caminos y encuentran nuevos resultados están convencidos de esto.

La metodología tradicional ha enfocado la enseñanza desde el hemisferio izquierdo y para el hemisferio izquierdo; sólo cuando somos niños se nos estimula más con actividades relacionadas con el hemisferio derecho: dibujar, pintar, jugar, cantar, estar sentados en el suelo, trabajar en grupo, ubicar los pupitres  de forma distinta,  contar historias y cuentos, etc., sin embargo, a partir de determinada edad hay un cambio totalmente brusco con respecto a lo que hacíamos antes: nos sentamos individualmente, la clase está organizada de forma diferente, ya no se canta, no se pinta, ni se dibuja, ni siquiera hay música en la clase. Eso sí, tenemos una asignatura que se llama Música y dibujamos en otra clase específica. ¿Te imaginas que en la clase de matemáticas se pueda cantar o que en la de Historia se dibuje o que en la clase de Física o Química los alumnos hagan una representación teatral? ¿Es una utopía? ¿Una locura? ¿Qué te impide hacerlo?  Bueno… estamos seguros que afortunadamente muchos sí lo hacen y están logrando diseñar sus clases con muchos tintes que rebasan el Aprendizaje tradicional y que apuntan a lo que a continuación mostramos que refiere el Aprendizaje Acelerado.

Más específicamente respondamos la siguiente cuestión ¿Cómo hacer la clase basada en el Aprendizaje Acelerado considerando los elementos de este cuadro?

Por supuesto que sería atroz el dar una serie de recetas acerca de algo tan creativo como el Aprendizaje Acelerado, pero queremos plantear más bien una serie de elementos básicos necesarios para incluirse en el diseño de actividades específicas de la clase de cualquier nivel  educativo y cualquier temática.

En primer lugar es necesario considerar para la clase, un momento de relajación, planteada ésta como un breve período para disminuir  las tensiones. Se incluye la propuesta trabajada por Lozanov con respecto a la Sofrología, donde la respiración es muy importante, acompañando este momento por música especial 2 que dispone a los sujetos a ser más receptivos a cualquier proceso durante la clase. Ese comienzo es fundamental porque la tensión inhibe en gran medida el aprendizaje.

El segundo elemento posible de integrar es el contexto, esto significa enseñar una clase en forma de una historieta que tiene lugar en situaciones reales y prácticas, estimula y da seguridad ya que permite intuir lo que se va a recibir. También es importante resaltar durante la clase las ideas importantes; los detalles se asocian con más facilidad cuando se recuerda la idea principal. El asociar temas con noticias o experiencias personales resulta muy adecuado.

La visualización en la mente es como una película mental, entre más sonidos y colores tiene esta película será más fácilmente recordarla. Es más fácil memorizar cuando se asocia con voces y efectos de sonido y cuando se asocia con escenas de una historia que ha sido previamente elaborada. Georgie Lozanov sugiere el concierto activo y el concierto pasivo.

Concierto activo: Consiste en elaborar un escrito del tema propósito que incluya cambios de letra, dibujos, variación en la distribución y color y entregarle dicho escrito a los alumnos. Se le da lectura en voz alta dando un énfasis especial a las palabras y las expresiones de tal manera que llamen la atención de los alumnos. Se acompaña con música que previamente pudo haber diseñado el facilitador donde el énfasis de las notas acompañe el énfasis de la lectura. Al terminar los alumnos cierran los ojos durante cinco minutos y visualizan el texto y la lectura en voz alta. Para constatar el contenido aprendido hay muchas maneras, pero una de ellas es que por parejas los alumnos se expliquen  con los ojos cerrados lo que han logrado visualizar.  Cabe mencionar que hay muchos alumnos que accesan  mejor la información con los ojos abiertos, esto es una variación que no afecta el resultado. Si se considera necesario se pueden cambiar de parejas para que se enriquezca más lo aprendido. Finalmente se puede optar porque los alumnos escriban sus conclusiones, experiencias o dudas en una hoja para que el docente tenga mayor información de los resultados. Veamos un ejemplo de la estructura del texto que varía de acuerdo a la creatividad individual.

Concierto pasivo: Es muy parecido al concierto activo, con la diferencia de que no se elabora ningún texto especial. Los alumnos se preparan con un proceso previo de relajación basado en el acompañamiento musical y una respiración dirigida. Se procede a que los alumnos permanezcan en estado alerta relajado, es decir, sin sueño pero con tranquilidad y se comienza a dar lectura en voz alta al tema que se pretenda abordar. Se puede hacer la lectura dos veces sin olvidar el énfasis a las expresiones y nuevamente el acompañamiento musical. Una vez que se termina la lectura se procede a hacer un rescate personalizado de las ideas, experiencias y contenidos aprendidos de algunos alumnos, incluyendo en este proceso comentarios del facilitador. Se procede entonces a socializar lo aprendido con las mismas técnicas por parejas descritas en el inciso anterior.

La seguridades un elemento necesario para incluir durante el desarrollo de la clase. En este aspecto nos referimos a la seguridad que propicia en el alumno, por ello poner “taches”, arrancar hojas, decir “está mal”, pueden ser acciones riesgosas para el aprendizaje. Estas acciones generan tensión, inseguridad y por ende lastiman la autoestima de los alumnos. Acciones como revisar los resultados personales y dejar que los alumnos observen otros resultados de sus compañeros, retroalimenta  y permite que se potencien de forma más adecuada las habilidades intelectuales. El calificar ejercicios omitiendo los taches e invitando a que el alumno revise nuevamente sus procesos y resultados, le permite un mayor esfuerzo y un reto por descubrir el error. El lenguaje es un elemento fundamental, omisiones como “está mal” sin especificar qué está mal, significan una gran tensión en el alumno, generalizaciones como “todos son unos burros” o “nadie aprende bien”, frustran no sólo a quienes tienen problemas en los resultados sino a quienes lograron un reto y no saben a ciencia cierta a quien se refiere el profesor. Este tipo de análisis del lenguaje lo estudia muy bien la programación neurolingüística, para lo cual puede resultar benéfico acercarse con esta mirada a la propuesta.

La estimulación del hemisferio derecho a través de asociaciones visuales y de sonido son fundamentales para facilitar el aprendizaje. Los mapas mentales son un excelente recurso, la asociación de imágenes con palabras clave favorece el recuerdo en la memoria a corto y largo plazo. La voz y la música barroca como fondo también permiten sincronizar ambos lados del cerebro. La gimnasia para el cerebro es otra fuente previa para el uso de los mapas mentales y el equilibrio fisiológico de los hemisferios. La lectura con toda la mente, tal y como se hace con la fotolectura es un recurso más para quienes presentan dificultades en la comprensión de la lectura convencional, este recurso permite que tras dicha lectura, el alumno aprehenda los contenidos de forma más relajada y con el mayor número de asociaciones posibles.

Es importante estar en un proceso de calentamiento y relajamiento continuos durante la clase. Hay muchos recursos como la gimnasia para el cerebro, y los ejercicios de gimnasia integral para la mente humana 3. Es importante hacer pausas de vez en cuando, de dos a cinco minutos para hacer ejercicios de respiración y de relajación. Cualquier ser humano agota sus niveles de atención después de una hora de intensa actividad mental.

Finalmente es necesario incluir en la clase, independientemente del nivel o materia, ejercicios que potencien lo que actualmente las políticas educativas reconocen necesario: las habilidades intelectuales y esto se puede lograr realizando actividades de ejercicio mental que desarrollan algunas de ellas como los rompecabezas, acertijos, materiales manipulables, etc., que despierten el interés  de los alumnos.

Un elemento que queremos enfatizar es el pensamiento positivo  que nada tiene que ver con una psicología del éxito comercial, tiene que ver con  una actitud y un compromiso profesional. Ser profesional es estar convencidos de la vocación que nos impulsa y del servicio que nos fortalece, sobre todo cuando hemos logrado que haya alumnos felices y siempre ilusionados por aprender. El Aprendizaje Acelerado no es aprender más rápido sino aprender más relajada y efectivamente, respetando los tiempos y los procesos individuales de los alumnos. Esto exige preparación continua y modificación de nuestra práctica cotidiana.

Notas:
1 Modelo creado por Richard Bandler y John Grinder en la Universidad de California, EUA en los años 70´s.
2 Te recomendamos consultar la música que recomendamos en nuestro libro “Cómo enseñar mapas mentales y fotolectura. Para docentes de todos los niveles y otros curiosos”. Edit. Castellanos. México 2003.
3 Es una propuesta que hemos denominado así  y que incluye una serie de actividades de diversas fuentes que permiten el mejor manejo físico y mental propios para el desarrollo personal y por ende de influencia en el aprendizaje.
BIBLIOGRAFÍA:
* MARUCCO, Marta, et. al. Maestra, ¿usted... de qué trabaja? , Experiencias pedagógicas para compartir y reflexionar sobre la tarea cotidiana de enseñar. Grupo SIMA. Edit. Paidós. México 1996.
* OROPEZA, Moterrubio Rafael, et. al.  Aprendizaje Acelerado, la revolución educativa del siglo XXI. Edit. Panorama. 2004
* SÁNCHEZ, González Lízbeth, et. al. Cómo enseñar mapas mentales y fotolectura. Para docentes de todos los niveles y otros curiosos. Edit. Castellanos. México 2003.

Distribuir

Distribuir contenido

En línea

En este momento hay 0 usuarios y 1 invitado en línea.